Saltar al contenido

Bienes gananciales o privativos ¿qué los diferencia?

Diferencias entre bienes gananciales y privativos
Tiempo de lectura aproximado: 5 minutos

Muchos se preguntan antes de casarse si es necesario firmar algún tipo de acuerdo prenupcial que deje claro cuál será el reparto de bienes de lo que se acumulará durante la duración del matrimonio. ¿Estás a punto de casarte y no sabes qué hacer? Descubre que diferencia hay y por qué los necesitas.

A este tipo de acuerdos civiles se les llama: regímenes económicos. Estos son acuerdos notariales firmados en el Registro Civil que estipulan cómo debe realizarse la distribución de los bienes y/o ganancias de cada uno de los cónyuges en caso de una futura separación.

Los regímenes económicos se dividen en:

  • Gananciales.
  • Separación de bienes.
  • Participación en las ganancias del matrimonio.

Vamos a describir en qué consiste un régimen económico de gananciales y cómo distinguir los bienes de este tipo con los bienes privativos. Además, al elegir qué tipo de régimen es el adecuado también debes saber si vas o no a hacer separación de bienes en el matrimonio.

Régimen económico de gananciales

El régimen económico de gananciales es el que se aplica por defecto en cada unión civil por concepto de matrimonio, siempre y cuando la pareja no haya pactado ninguna capitulación matrimonial ante un notario público. También es posible modificar este régimen si se anula cualquier acuerdo anterior.

Régimen económico de gananciales

En este régimen se hacen comunes para los dos cónyuges las ganancias o beneficios que hayan sido obtenidos por cualquiera de ellos y que les serán atribuidos, por mitades, al disolverse la sociedad de gananciales.

Es decir, todas las ganancias que se generen durante el tiempo que dure el matrimonio se compartirán, a partes iguales, entre los dos cónyuges. Esta repartición entrará en vigencia en el momento en el que dicha unión se termine.

¿Cuáles son los bienes gananciales de un matrimonio?

Dentro del régimen económico de gananciales se separan dos tipos tipos de bienes: gananciales y privativos. Son bienes gananciales el conjunto o suma de bienes comunes de ambos cónyuges, que poseen esta denominación por ser producto de las ganancias habidas durante el matrimonio.

Vamos a ver en detalle cuáles son los tipos bienes gananciales dentro del matrimonio:

Obtenidos por el trabajo

Son las ganancias obtenidas por cada uno de los cónyuges producto de su trabajo. Estos pueden proceder de los salarios que cada uno perciba en su empleo o ganancias obtenidas por concepto de honorarios profesionales.

Frutos, rentas o intereses

Este tipo de ganancias son producto de cualquier renta, interés económico o de la venta o intercambio comercial de cualquiera de los bienes que se produzcan en el matrimonio. Se incluye en este apartado cualquier ganancia que produzcan los bienes privativos o aquellos bienes adquiridos con capital combinado de los dos cónyuges.

Frutos, rentas o intereses

Adquiridos a título oneroso a costa del caudal común

Son los bienes que han sido adquiridos con capital mancomunado de los cónyuges, sin importar si son bienes comprados para el uso personal de cada una de las partes o si, por el contrario, son para el uso común del matrimonio.

Adquiridos por derecho de retracto de carácter ganancial

En el caso de que un local comercial sea embargado y haya sido adquirido con capital común, sólo una de las partes será la deudora en la sociedad por el valor específico de su participación económica.

Empresas fundadas durante la vigencia de la sociedad

Si la formación de la empresa es producto de capital privativo y capital común o ganancial, va a pertenecer a la sociedad de gananciales y al cónyuge o cónyuges, dependiendo del valor que hayan aportado cada uno de ellos.

Cualquier sociedad durante el matrimonio quedará solo a cargo de uno

¿Cuáles son los bienes privativos?

Una vez revisados los derechos gananciales, pasamos ahora a revisar cuáles son los tipos de bienes privativos. Estos son los pertenecientes a cada uno al inicio del matrimonio o a los adquiridos después. Son el tipo de bienes que pertenecen sólo a uno de los cónyuges.

Los tipo de bienes privativos son:

Bienes de cada uno al comenzar la sociedad

Se trata de todos los bienes económicos que posee cada una de las partes antes de iniciar el matrimonio o unión civil. Aquí, podemos encontrar: vehículos, inmuebles, locales comerciales, etc… todos adquiridos antes de formalizarse la sociedad.

Los que cada uno adquiera a título gratuito

Son los bienes adquiridos producto de alguna donación o herencia familiar. Pueden ser inmuebles, artículos de lujo o parte del capital de algún familiar.

Los adquiridos a costa de otros bienes privativos

Este tipo de bienes también se considerarán privados, siempre y cuando la adquisición se realice con fondos pertenecientes a una de las partes del matrimonio. Por ejemplo: si una de las partes adquiere un inmueble con capital producto de una herencia familiar.

Los adquiridos por derecho de retracto individual

Serán de carácter privativo los bienes que se hayan adquirido por concepto de retracto, siempre y cuando sea con capital individual de alguna de las partes del matrimonio.

Los adquiridos por derecho de retracto individual

Los inherentes a la persona y no transmisibles inter vivos

Son los bienes pertenecientes a cada una de las partes del matrimonio que se refieren a cualquier negocio jurídico que no sea adquirido por mortis causa.

El resarcimiento por daños

Se refiere a cualquier tipo de indemnización por daños personales y también a las recibidas por daños a bienes privativos.

Ropa y objetos de uso personal

Se refieren a los objetos de uso diario y personal. En este aspecto se incluyen todas las joyas, accesorios y ropa que no tengan un valor excesivo comercialmente.

Instrumentos necesarios para el ejercicio de  la profesión u oficio

Se refiere a cualquier objeto o instrumento utilizado para la práctica profesional de alguna de las partes del matrimonio, salvo cuando estos sean parte integrante o perteneciente a un establecimiento o explotación de carácter común.

Como decíamos al comienzo de este artículo, elegir uno u otro régimen va a determinar cómo se gestionarán los bienes mientras dura el matrimonio.

Sin embargo, también se deja claro desde el comienzo cómo se hace frente a las posibles deudas de la unidad familiar y cómo se repartirán en el caso de que los cónyuges se separen. En caso de divorcio, por ejemplo, el patrimonio común correspondiente a los bienes gananciales se divide a la mitad entre ambas personas.

Esperamos que esta pequeña guía te haya aclarado ciertas dudas con respecto al régimen económico de gananciales previos al matrimonio. En caso de duda, no olvides contactar con el mejor abogado de divorcios de tu zona.