Saltar al contenido
Tiempo de lectura aproximado: 4 minutos

La inteligencia es una de las características personales que más importancia recibe hoy en día en nuestra sociedad. De hecho, cada vez son más las personas que se animan a realizar un test de inteligencia en Madrid para poder conocer su cociente intelectual.

Muchos autores han intentado definir la inteligencia, y han sido muchas las investigaciones que se han desarrollado para medirla y evaluarla. Sin embargo, las definiciones no terminan de ser completas. Esto es, porque la inteligencia es un concepto muy amplio, así que nos tenemos que conformar con una definición genérica.

Definición de inteligencia

Podemos entender la inteligencia como la capacidad mental general que nos permite razonar, planificar, pensar abstractamente, comprender ideas complejas, resolver problemas, aprender con rapidez y aprender de la experiencia. Además, nos va a permitir comprender el entorno, entender el significado de las cosas y darles sentido; y, sobre todo, nos permite desarrollar los recursos necesarios para saber qué hacer ante diferentes situaciones.

La inteligencia se mantiene prácticamente estable a lo largo de nuestra vida. Sin embargo, investigaciones actuales han puesto de manifiesto que el cerebro es capaz de aumentar su capacidad en función de las necesidades y del entrenamiento. El cerebro es flexible y se puede modificar tanto en la infancia (como ya sabíamos) como en la vida adulta. Eso sí, el entorno en el que nos movemos es importantísimo para el desarrollo de nuestra inteligencia. Es por esto que los niños que crecen en ambientes con estímulos cognitivos adecuados, pueden llegar a desarrollar mayores aptitudes intelectuales que aquellos que crecen con pobreza de estos estímulos.

Estimulos en el cerebro

Evalución de la inteligencia mediante tests

La propia definición de inteligencia nos permite comprender que ésta puede ser evaluada. Es por ello, que a lo largo de la historia se han desarrollado muchos instrumentos para poder medir la inteligencia.

Actualmente, unas de las pruebas más utilizadas para la evaluación de la inteligencia son las Escalas Weschler. Éstas permiten calcular el cociente intelectual tanto en adultos (WAIS IV) como en niños y jóvenes (WISC V). Según estas escalas, la inteligencia está formada por un conjunto de habilidades que permiten que las personas se adapten al entorno.

Tanto el test de inteligencia para adultos, como el infanto-juvenil, están formadas por 15 pruebas que nos van a permitir obtener una puntuación total (CI), así como analizar las distintas capacidades de la persona.

Escala de Inteligencia Wechsler

Más concretamente, la escala de Inteligencia Wechsler para adultos (WAIS-IV) nos aporta información a cerca de la aptitud que tenemos para comprender y utilizar el lenguaje verbal, así como las capacidades de razonamiento asociadas a este tipo de material (índice de comprensión verbal); nuestra capacidad para interpretar, organizar y pensar de forma correcta utilizando información de tipo visual (índice de razonamiento perceptivo); las habilidades que poseemos para aprehender y retener información a corto plazo, así como para llevar a cabo operaciones cognitivas sobre ésta (índice de memoria de trabajo); y la capacidad para procesar información visual de forma rápida y eficiente (índice de velocidad de procesamiento).

test de inteligencia

Por su parte, la escala de Inteligencia Wechsler para niño (WISC-V) mide las habilidades del niño en la formación de conceptos verbales, la expresión de relaciones entre conceptos, la riqueza y precisión en la definición y vocablos, la comprensión sobre convenciones sociales y conocimiento ligado a la cultura (comprensión verbal); las habilidades para evaluar detalles visuales, comprender relaciones espaciales y para construir diseños geométricos a partir de un modelo (visoespacial); la capacidad personal para establecer relaciones entre estímulos y objetos visuales y usar el razonamiento para aplicar reglas (razonamiento fluido); las habilidades que posee para registrar, mantener y manipular de forma consciente información visual y auditiva (memoria de trabajo); y, por último, la velocidad y precisión del niño en la identificación visual, la toma de decisiones y la implementación de las decisiones (velocidad de procesamiento).

Estos test de inteligencia nos van a aportar un cociente de inteligencia (CI), que nos va a permitir situarnos en un punto con respecto a la gente de nuestra edad. Podemos clasificar a las personas según su CI en los siguientes niveles:

  • Muy bajo: Incluye a aquellas personas que presentan un CI menor a 70 puntos.
  • Bajo: Incluye a aquellas personas que presentan un CI entre 70 y 79 puntos, ambos incluidos.
  • Medio bajo: Aquí encontramos a aquellas personas cuyo CI se sitúa entre 80 y 89 puntos, ambos inclusive.
  • Normal: Se encuentra aquí, aproximadamente el 50% de la población. Incluye a todas aquellas personas cuyo Ci se encuentra entre 90 y 109.
  • Medio alto: El CI de estas personas se encuentra entre 110 y 119.
  • Alto: El CI de estas personas se sitúa entre 120 y 129 puntos.
  • Muy alto: Se encuentran aquí todas aquellas personas cuyo Cociente Intelectual es igual o mayor a 130. Ante estas puntuaciones hablamos de superdotación intelectual.