Cómo emprender un negocio, paso a paso

Tiempo de lectura aproximado: 7 minutos

En estos tiempos, por diferentes razones muchas personas desean emprender su propio negocio. Algunas creen que es muy difícil y ese es el primer obstáculo al que se tienen que enfrentar. ¿Es posible superar esa barrera? Aquí puedes conocer cómo encaminarte hacia tu objetivo, que es llegar a ser un empresario. Es decir, la clave del verdadero éxito.

No esperes más para empezar

Ya tienes la idea de ser un emprendedor. Sin embargo, con eso no basta, pues debes empezar a ver cómo hacer esa idea realidad. Además del deseo, debes emprender en algo con lo que verdaderamente te sientas identificado y que te guste mucho hacer. Para ello, necesitas hacerte algunos planteamientos y conocer sus respuestas, las cuales te permitirán avanzar en tu plan de emprendedor.

¿Qué vendes y a quién?

Respecto a estas preguntas debes pensar en algo que no esté en el mercado y tendrás el éxito asegurado. Sin embargo, si el producto ya está, no te desanimes: es tu oportunidad para ofrecer uno de mejor calidad y coste. Asimismo, debes pensar en quiénes pueden ser tus potenciales compradores. Para ello, es necesario conocer sus gustos e intereses.

¿Dónde vas a trabajar?

Con respecto a este punto, debes evaluar si tienes la disponibilidad económica para alquilar un local con tus propios recursos. De ser así, toma en cuenta que su ubicación sea accesible tanto para tus posibles compradores como para los proveedores. De no ser así, sería más recomendable que trabajaras desde tu casa hasta que tenga disponible algún capital.

Calcula la inversión inicial Calcula la inversión inicial

Esto va a depender de dónde tendrás ubicado tu negocio, si es alquilado o si es en tu casa. De ser un local alquilado, seguramente te pedirán un depósito en garantía y los servicios públicos se pagarán aparte. Si el local está ubicado en un centro comercial, además del alquiler y los servicios, se paga un condominio mensual.

Con respecto al mobiliario que necesitarás para despachar el producto, puedes aprovechar los recursos que tengas en tu propia casa.

También debes calcular el coste estándar del producto que venderás y si el mismo generará algún impuesto. Otro punto que debes tomar en cuenta es si la materia prima que utilizarás para trabajar es nacional o importada. Todos estos aspectos van a tener su influencia en el coste final.

Perfilar el plan empresarial

Debido a que el coste inicial para formar una empresa es muy alto, es necesario establecer un plan empresarial. Esto es muy importante porque al hacerlo sabrás cómo obtendrás tus ingresos y cuáles son los gastos de tu negocio. Entre las cosas que debes anotar en ese plan te hacemos una lista de las que se consideran más relevantes: 

  1. Nombre de la empresa
  2. Necesidades del mercado
  3. Ingresos y gastos
  4. Cantidad de empleados
  5. Planes de crecimiento o proyección de la compañía

Haz un estudio de mercado

Antes de iniciar tu propio negocio es bueno que sepas si tu producto o idea ya está en el mercado.  De ser así, debes conocer a tu competencia, saber qué demanda hay y quiénes son tus posibles compradores. Para ello, te sugerimos que te tomes un poco de tiempo para hacer encuestas y/o entrevistas con tus amigos y familiares.

También puedes buscar en línea e incluso comprar los productos de tu posible competencia para saber cómo mejorarlos.

Comienza los trámites burocráticos

Comienza los trámites burocráticosPara que empieces bien con tu empresa deberás constituirla formalmente. Esto requerirá que te rijas por las leyes de tu nación. Para ello, deberás registrar la empresa oficialmente siguiendo las instrucciones que te den en el Registro de Inscripción Empresarial.

Una vez legalizada tu empresa, esta te traerá muchos beneficios, entre ellos te evitarás sanciones y podrá ser reconocida legalmente. También tendrás la posibilidad de relacionarte con grandes empresas que puedan hacerte compras mayores y adquirir préstamos con las entidades financieras.

Piensa en la financiación

No pienses que porque no tienes dinero no puedes emprender tu negocio. Muchos han comenzado sin tener dinero alguno. Sin embargo, si esta es tu gran preocupación, piensa en tus posibles financistas, entre ellos, familiares, amigos e instituciones financieras. Para ello, es necesario que les presentes bien claros los números que indiquen tu inversión y tu proyección a futuro.

Una manera de financiarte es creando tú mismo un fondo de reserva con el fin de iniciar tu propia empresa. Para ese fin, puedes vender algún bien que no estés utilizando y así obtener los recursos para iniciar tu negocio. 

Crea tu plan de negocio

Aquí anotarás qué piensas hacer para que tu empresa crezca y te servirá como una brújula si te sientes perdido. Este debe ser sencillo y lo puedes usar para ti mismo o para presentarlo ante un posible socio y/o financista. 

También debe ser sólido y creíble para presentárselo a los potenciales inversionistas. En este debes incluir el coste de las operaciones y tu proyección de futuro. Tómate el tiempo necesario para alistar en este plan las cosas que piensas hacer a corto, medio y largo plazo. Si consigues que esta persona sea tu socia y llegáis a un acuerdo, deberás firmar un contrato privado por el cuál se cumplan las características de una comunidad de bienes

Analiza todas las posibilidades de financiación

Cuando vayas a empezar tu negocio, sírvete de todas las posibilidades para financiarlo. Entre ellas, tus ahorros, tarjetas de crédito y otros. Si aun así no consigues todos los recursos que necesitas, piensa en alguien que comparta tu deseo y quiera financiarte.

No estás solo: existen muchas posibilidades para recibir financiación. Es posible encontrar a los inversores y a las instituciones bancarias. 

Analiza todas las posibilidades de financiación

No siempre conseguirás aliados apropiados. Para esto debes seleccionar el socio adecuado, pues esto determinará el éxito de tu proyecto. Aunque el dinero es muy importante, más lo serán las ideas y el tiempo que pueda aportar tu posible socio.

Por eso, evalúa muy bien quién reúne estos tres requisitos: dinero, ideas y tiempo. Es un paso antes de aceptar su financiación.

Comienza a pedir financiación

Cuanto más rápido consigas el dinero para financiar tu negocio más opciones tendrás de iniciar. Para ello te presentamos dos opciones, una privada y otra pública, para que elijas cuál se adapta mejor a tus necesidades.

Cuando hablamos de la privada nos referimos a las entidades bancarias, quienes te prestarán el dinero con un tiempo estipulado. Estos préstamos te generarán intereses mensuales, y, si no pagas a tiempo, adicionalmente tendrán intereses de demora. Sin embargo, si esta es la opción que decides elegir, te sugerimos que visites a varios bancos de la ciudad.

Con respecto a la pública, tienes a tu alcance los programas gubernamentales para emprendedores que ofrece el gobierno en casi cualquier país. En este caso, debes presentar un proyecto que ofrezca empleo y que ayude al desarrollo económico de la región. Si cumples con sus requisitos te otorgarán la financiación con muy bajos intereses y, en algunos casos, ni te cobrarán. Gestión de pagos y cobros

Antes de aceptar el préstamo, en cualquiera de las dos opciones debes buscar a un asesor financiero para que te acompañe. No olvides leer muy bien el documento, en especial, las letras más pequeñas y asegúrate de que te quede todo claro.

Gestión de pagos y cobros

Lo más seguro es que tu proveedor te solicite el pago en plazos establecidos, los cuales deberás pagar a tiempo. De manera similar, para poder recibir los pagos de tus productos deberás establecer con tus clientes los plazos de pagos

Puedes darles la opción de pagar con tarjetas de crédito o directamente en tu cuenta a través de tu página web. A este respecto te recomendamos dar algún incentivo a los compradores para que se vean motivados a pagar a tiempo. Esto, a su vez, te permitirá que puedas pagar tus facturas tanto de compra como de servicios a la fecha.

Recursos humanos, ¿necesitas empleados?

En una empresa recién formada no puedes cargar con muchos empleados. Sin embargo, te sugerimos que los busques con tiempo. Con este propósito debes buscarlos en tu círculo de amigos y familiares para que, cuando los necesites, ya los tengas.

Aun con esto, no vayas a contratar a alguien simplemente porque sea tu amigo o familiar. Sólo busca personal cualificado pues, con el tiempo, vas a necesitar delegar responsabilidades en personas que sepan hacer el trabajo y puedan hacerle frente. Para ello, es importante que contrates personas que tengan diferentes habilidades a las tuyas para que puedan aportar algo positivo.

Dota de una marca a tu empresa

Para que una empresa funcione bien es necesario que tenga un nombre y un logotipo que la diferencie de otras marcas. Con este propósito busca gente que se encargue de proporcionarte un nombre y una imagen que vaya acorde con tu producto. El nombre elegido para tu empresa debe ser fácil de recordar y pronunciar. Una de las recomendaciones es que sea corto.

Genera tu presencia online

Debido a que hoy vivimos en un mundo totalmente tecnológico debes buscar que tu negocio tenga presencia en internet. Para ello, cuentas con diferentes herramienta. Por ejemplo: deberás registrarla en las redes sociales y crear tu propia página web.

Con referente a las redes sociales, hoy existe una gran variedad de ellas, así que evalúa en cual de ellas podrías tener más visitas. Consideramos que sería beneficioso para tu empresa que te registres en todas ellas. Esto te permitirá llegar a más personas en menor tiempo.

Genera tu presencia onlineTambién puedes utilizar empresas especializadas en marketing para que te ayuden a promocionar tus productos o servicios de forma online. Ellos se encargarán de expandir tu negocio porque te abrirán las puertas de mercados tanto a nivel nacional como internacional. Esto le dará un valor agregado y muchos te visitarán para conocer qué ofreces tú que sea diferente a los demás.

Publicítate y difunde tu propuesta de valor

Cuanto más inviertas en hacerle publicidad a tu empresa, más te conocerán. Puedes utilizar los periódicos, la radio o internet. Algo que te ayudará a publicitarte es utilizar todas tus influencias como amigos, vecinos y familiares que promocionarán tu producto. Ellos lo harán con mucho gusto porque te conocen y saben que lo que ofreces será de calidad.

Lo mejor de esta publicidad es que es un servicio personalizado, confiable y no te costará ni un céntimo.

Interactúa con tu público

Cuando hables con las personas, trátalas con respeto y transmite un mensaje positivo que vaya acorde con tus valores morales. Crea un buen ambiente de trabajo, pues esto atraerá a tus clientes y les generará confianza en tu negocio.

Hazte una base de datos y anota quiénes podrían visitar tu empresa para darte ideas positivas. Interactúa con ellos y día a día y síguelos contactando para que te ayuden a buscar más visitantes para tu tienda.

También es necesario escuchar las necesidades y deseos de tus clientes porque así podrás atenderlos bien. Un visitante bien atendido se considera como la publicidad más acertada. Estas personas promocionarán tu negocio y lo ayudarán a crecer gracias a la atención recibida.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *