Saltar al contenido

Gastos de hipoteca: cuánto suponen y quién paga cada concepto

Tiempo de lectura aproximado: 4 minutos

La compra de una vivienda suele ser una inversión que, en la mayoría de los casos, no se puede afrontar sin pedir una financiación a una entidad bancaria. En este caso, la adquisición de una casa suele tener dos gastos muy importantes; el precio de la propia vivienda y, por otro lado, los costes derivados de la hipoteca. Por eso, en este post te mostramos todo lo que debes saber sobre los gastos de hipoteca.

¿Cuáles son los costes de formalizar una hipoteca?

La contratación de una hipoteca suele conllevar una serie de gastos que debes tener en cuenta; aunque pueden dividirse en función del momento en el que debes afrontarlos. De esta forma, podemos encontrar los pagos previos a la formalización y los pagos realizados una vez que se ha concedido la hipoteca.

Calculando los gastos de hipoteca

Pagos previos: Tasación

Antes de que te concedan una hipoteca, el banco tiene la obligación, por ley, de realizar la tasación de la vivienda. Este procedimiento lo debe realizar una entidad tasadora registrada e inscrita en el Banco de España.

La tasación tiene la función de establecer el valor real de la vivienda y tiene unos costes que pueden variar entre los 250 y los 450 euros, dependiendo del valor final del inmueble y de la entidad que lo realice. Además, debes tener en cuenta que tiene una vigencia de 6 meses desde su fecha de emisión.

Pagos una vez concedida la hipoteca

Una vez concedida la hipoteca, existen una serie de costes que debes tener en cuenta:

  • Notaría: el notario es el profesional que corrobora la concesión de la escritura pública de la hipoteca. El importe que recibe este trabajador suele ser entre el 0,3% y el 0,5% de la responsabilidad hipotecaria; además, hay que sumarle el coste de las copias para el cliente y para la entidad bancaria.
  • Registro: puede variar según lo que se haya pactado con el banco; aún así, suele ser entre el 0% y el 2% del capital prestado.
  • Impuesto de las hipotecas: también conocido como el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, esta tasa es obligatoria cuando se firma un documento notarial que debe incorporarse al registro. Este tributo varía en función de la comunidad autónoma en la que te encuentres, aunque suele suponer entre el 0,5% y el 1,5% de la responsabilidad hipotecaria.

¿Quien paga estos gastos de hipoteca?

Ya hemos visto los principales gastos de hipoteca que se deben afrontar, aunque no debes preocuparte. La ley hipotecaria del 19 de junio de 2019 establece que el reparto de estos pagos no debe recaer íntegramente en el solicitante, algunos de ellos los deben afrontar las entidades bancarias.

Por ello, te mostramos qué pagos debe realizar el cliente y cuáles la entidad bancaria:

  • Cliente: debe hacer frente al coste de la tasación y al precio de la copia de la escritura. Antes de la formalización de la hipoteca, debe realizar una provisión de fondos para realizar estos pagos; en dicha provisión también se añaden las partidas pensadas para abonar la comisión de apertura y los gastos de compraventa.
  • Entidad bancaria: por el contrario, el banco debe abonar los costes de la notaría, el registro, el Impuesto de las hipotecas y su propia copia de la escritura.

Otros gastos a tener en cuenta

Además de estos gastos de hipoteca que acabamos de ver, los que son obligatorios, formalizar esta financiación puede tener otros pagos que debes tener en cuenta, pues a la larga pueden suponerte un importante ahorro económico:

  • Comisión de apertura: no existe ningún límite legal pero, en la actualidad, lo más habitual es que la entidad bancaria cobre menos de un 1%.
  • Productos vinculados: es posible que el banco te ofrezca un interés más bajo para la hipoteca si contratas otro producto adicional con ellos, como puede ser un seguro de hogar o de vida. En la actualidad, no es obligatorio adquirir ningún producto con la entidad bancaria para formalizar una hipoteca, aunque te puede ayudar a reducir el precio de la misma.
  • Gestoría: es recomendable adquirir los servicios de estos profesionales para realizar trámites como, por ejemplo, la liquidación de impuestos. Aunque no tienen ningún límite fijado, su coste suele oscilar entre los 150 y los 300 euros.

Formalizando una hipoteca después de calcular todos los gastos de hipoteca

Ejemplo con una hipoteca de 140.000 euros

Por mucho que te digamos los costes que te supone la formalización de una hipoteca, no hay mejor forma de ver cuánto te costaría formalizar este préstamo que con un ejemplo; por eso, a continuación te mostramos todos los gastos de hipoteca a los que tendrías que enfrentarte si solicitas una financiación de 140.000 euros en Madrid:

  • Tasación: entre 250 y 450 euros.
  • Notaría: entre 600 y 800 euros.
  • Registro: unos 250 euros.
  • Gestoría: unos 300 euros.
  • Copia de las escrituras: 50 euros.
  • Impuesto de las hipotecas: 1.200 euros. Lo más recomendable es acudir a un experto que te pueda decir, según tu comunidad autónoma, cuánto te supondría este tributo.
  • Seguros: unos 300 euros. Aunque son opcionales es muy habitual adquirirlos para bajar el interés de la hipoteca.
  • Total: 3.350 euros, sumando el máximo de tasación.

En este caso, el solicitante de la hipoteca debe abonar únicamente el importe de tasación, entre 250 y 450 euros, la prima de los seguros y el precio de su copia de escritura; este último documento varía en función del número de páginas, aunque suele ser menor de 50 euros.

A estos gastos se les podría sumar una comprobación registral, aunque no se suele hacerse. En otras palabras, para la formalización de una hipoteca de 140.000€ el cliente debe hacer frente, obligatoriamente, a unos gastos que oscilan, en total entre 300 y 500 euros.

Por otro lado, si optas por adquirir un seguro, de vida o de hogar por ejemplo, con esa entidad bancaria, los gastos de hipoteca aumentan unos 300 euros; en otras palabras, el cliente tendrá que abonar, como máximo, 800 euros para formalizar su hipoteca.