Saltar al contenido

Comunidad de bienes: qué es, características, ventajas e inconvenientes de crear la tuya

¿QUé es la comunidad de bienes?
Tiempo de lectura aproximado: 8 minutos

Cuando dos o más personas están reunidas hablando de una meta en común, es probable que surja una comunidad de bienes. Por ejemplo, a la hora de comenzar un negocio o una pequeña empresa. Esta se ha convertido en una de las estrategias más populares en estos tiempos y se utiliza como una manera de dar fortaleza a algún proyecto que se desee realizar.

¿Qué es una comunidad de bienes?

Una comunidad de bienes es una manera muy común en la que actúan dos o más autónomos con el objetivo de poner en marcha algún proyecto, empresa o negocio. En pocas palabras, una comunidad de bienes es la asociación entre varias personas que tienen un mismo objetivo. Además, buscan obtener beneficios por medio de alguna actividad empresarial. En ella también se estipulan los beneficios o ganancias para cada autónomo o socio.

Hoy día es la forma más común y recomendable para que varias personas alcancen un mismo fin. Lo más común es poner en marcha un pequeño negocio o empresa, de manera que no requiera una inversión excesivamente elevada.

¿Qué características tiene una comunidad de bienes?

Todas las comunidades de bienes deben cumplir las siguientes características:

Contrato privado

En una comunidad de bienes es necesario realizar un contrato privado bien detallado que debe ser firmado por todos los socios. El contrato también debe mencionar en detalle los siguientes datos: 

Aportación mínima

  • Nombre y apellido de los integrantes o socios del proyecto.
  • Nombre de la nueva comunidad de bienes.
  • Localidad o dirección de la comunidad de bienes.
  • Plasmar en detalle la actividad del negocio a realizar.
  • El aporte que hará cada uno de los socios.
  • Si se aportan bienes, inmuebles o derechos reales, será necesario expresarlo en escritura pública.
  • El porcentaje de participación en las ganancias, pérdidas y el uso de elementos de la comunidad.
  • Se deben anexar cláusulas referentes a la duración, causa de la posible disolución y la posibilidad de transmisión aparte de algunas otras cosas que se hayan conversado y estipulado. Todo lo que no se estipule en el contrato pasará a regirse por el Código Civil.

Tras la firma de todos los miembros, se deberá registrar y legalizar el contrato para luego regirse por él.

Aportación mínima 

No existe una aportación mínima por parte de los socios. Cuantos más ingresos, bienes o inmuebles puedan aportar, más beneficioso será el futuro de la empresa. Además, las horas de trabajo que dediquen también formarán parte o encajarán en esta característica. No se puede aportar solo trabajo o dinero. Ambas cosas deben ir de la mano para poder empujar el proyecto.

Escritura pública

La escritura pública es el documento (como el contrato entre autónomos) que se realiza ante un notario público con el fin de validar un hecho firmado entre los involucrados de dicho acontecimiento. El notario complementa el documento o contrato realizado por la comunidad de bienes con requisitos legales para que puedan anexarse a los registros públicos.

Legislación vigente

La legislación es una serie de leyes, en este caso dirigidas a la comunidad de bienes. Los socios que componen dicha comunidad deberán regirse por las leyes vigentes para los trabajos que cada uno realiza. Estas leyes se basan en el Código Civil y el Código de Comercio.

El Código Civil tiene como objetivo regular todas las relaciones entre personas físicas, personas jurídicas, públicas o privadas. El Código de Comercio es un sistema muy ordenado donde se mencionan las normas y derechos. Además, este regula todas las relaciones en el campo mercantil.

ResponsabilidadNúmero de socios

Para poder iniciar una comunidad de bienes es necesario un mínimo de dos personas. Pero no existe un máximo de personas dispuestos a invertir en el negocio o la empresa. Claro está que cuantas más personas se necesiten mayor organización y acuerdos tendrá que haber entre los autónomos. Será mucho mejor, aun así, contar con más personas para obtener mayor cantidad de aportes para el capital de la comunidad.

Responsabilidad

Debido a que la comunidad de bienes no es una persona jurídica, los socios deben responder como autónomos. Esto quiere decir dar la cara, ser responsables y atender las deudas frente a terceros ante la comunidad. Los presentes y futuros socios deben responder y se deben respaldar los unos a los otros ante cada adversidad.

Según el artículo 395 del Código Civil dirigido a las comunidades de bienes, si la comunidad acumula deudas o pagos pendientes puede reclamar. Esto se hace reclamando o embargando cualquier pertenencia de los socios, tales como el coche, la casa, etc.

Capital

No existe un capital mínimo. Pero sí es aconsejable comenzar con una cifra elevada para comenzar con el pie derecho el proyecto a realizar. De esta forma, el crecimiento del proyecto será más rápido.

El capital también permitirá que se utilice en forma de respuesta ante alguna emergencia como pérdidas o deudas. Pero es importante mantener estable la variación de los números en el capital. Al final, un mal uso de estos sería peligroso y amenazaría el progreso del proyecto.

Fiscalidad de las comunidades de bienes

La comunidad de bienes no debe gestionar o tributar por las rentas o inversiones obtenidas. La razón es que estas se repartirán entre los socios. Estos también se encargarán de realizar los pagos de ciertos impuestos como, por ejemplo, el impuesto sobre la renta de personas físicas o el impuesto sobre la renta de no residentes.

No te pierdas nada

En Contenido365 queremos guiarte en el proceso de búsqueda de asesoría legar y por eso te explicamos algunos términos legales que quizás no conocías.Por ejemplo, ¿sabes lo requisitos para la cancelación de antecedentes penales

Obligaciones fiscales de la comunidad

Como estas comunidades carecen de empresa jurídica, las que no confirman la comunidad no tienen el deber de enfrentarse al Impuesto de Sociedades por lo que la empresa o entidad repartirá los beneficios obtenidos entre los socios. Esto no quiere decir que la comunidad no tenga obligaciones pues esta debe cumplir con on las siguientes:

IRPF

Aunque la comunidad se libra del Impuesto de Sociedades, como individuos deben hacerle frente al IRPF (Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas). Los socios o comuneros deberán tributar este impuesto. 

Obligaciones fiscales de la comunidad

Modelo 184

El modelo 184 estipula que la comunidad debe reflejar el impuesto imputado a cada uno de ellos. Esto se hace mediante una declaración informativa y es algo que está relacionado con todos los beneficios que han adquirido.

Modelo 123

Este modelo estipula las retenciones del impuesto sobre la renta de personas físicas y el impuesto sobre sociedades. Este se omitirá a menos que existan socios capitalistas o, en otras palabras, personas que inviertan o aporten dinero al proyecto, pero no trabajo.

Modelos 180 y 190

Estos modelos mencionan las retenciones e ingresos a cuenta. Estas retenciones son las que se dirigen al impuesto sobre la renta de personas físicas exclusivo de los socios capitalistas o de cualquiera que haya invertido en la empresa (en caso de que los haya).

Modelos 303 y 390

Estos modelos se centran en el IVA. En cualquier empresa, negocio o proyecto comercial, el IVA es el protagonista de todas las operaciones que se realizan. Ya sea en ventas de productos o servicios, el IVA está presente y no es la excepción dentro de la comunidad de bienes. La comunidad está obligada, trimestralmente, a declarar el IVA y hacer las liquidaciones de impuestos que correspondan. 

¿Cómo se constituye una comunidad de bienes?

Obligaciones fiscales de los socios

Así como la comunidad tiene obligaciones, los socios, de manera individual, también deben cumplir con ciertas obligaciones. Algunas de estas son:

IRPF

Con respecto al impuesto sobre la renta de personas físicas, como se mencionó antes, los socios deben tributar este impuesto.

Modelo 130 o 131

Cada socio está en la obligación de realizar de forma trimestral una declaración de la renta. Esto lo hace como empresario que conforma la comunidad. Cada empresario deberá informar sólo de la parte que a él le corresponde de las cuentas de la comunidad.

¿Cómo se constituye una comunidad de bienes? 

Los trámites que constituyen una comunidad de bienes son similares a cualquier otro trámite dirigido a personas jurídicas. Primero se necesita un contrato o acuerdo público o privado firmado entre los socios.

Obtención del CIF

Una vez se haya formado la comunidad de bienes y haya sido constituida, se deberá buscar la obtención del CIF (Código de Identificación Fiscal). Una vez obtenido, la comunidad queda identificada. Luego se deberán cumplir unas normas como imprimir el Código de Identificación Fiscal, que debe ser firmado de manera obligatoria por todos los miembros.

Liquidación del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados

Este impuesto recae en todas las personas físicas y jurídicas, comunidades y sociedades que solicitan documentos notariales. Estos gravan la constitución de la comunidad mientras se suministren bienes. Sobre este impuesto se aplica el 1% de los valores de los bienes aportados.

Alta en el I.A.E

Esta es una declaración basada en el Impuesto sobre Actividades Económicas. Todas las entidades públicas y privadas están en la obligación de declarar este impuesto. No hacerlo implicaría dejar de cumplir las exigencias para su aplicación. Deberán registrar variaciones en orden físico, económico y jurídico.

Una vez realizados estos trámites, la comunidad de bienes ya es legal y efectiva. Pero para que pueda iniciar nuevamente sus actividades, es necesario cumplir con una serie de obligaciones, todas con relación a la Seguridad Social y el ayuntamiento ubicado en la localidad.

VentajasComunidad de bienes: ventajas e inconvenientes

Iniciar una comunidad de bienes puede traer una gran cantidad de ventajas para el desarrollo de algún proyecto. Pero también se pueden presentar algunos inconvenientes en el camino. Por ejemplo:

Ventajas

Algunas ventajas son:

  • Una de las principales ventajas de formar una comunidad de bienes es que, al momento de iniciarla, será mucho más sencillo. A diferencia de otras sociedades, la comunidad no debe realizar una gran cantidad de trámites para iniciar y legalizar el proyecto. De esta manera, se puede ahorrar el tiempo y el dinero que se gasta al gestionar todos estos trámites. Esto es de gran ayuda puesto que no se reducirá el presupuesto adquirido. Así mismo, se podrá invertir más tiempo en la comunidad y en el proyecto.
  • Otra ventaja es que, aunque es preferible tener un buen capital, no se exige un capital mínimo. Por lo que, sin importar el dinero, se puede iniciar una comunidad de bienes. Algo muy importante es que todo socio debe especificar cuánto ha aportado cada uno. Esto evitará problemas en el futuro.
  • Una de las ventajas de una comunidad conformada por varios socios es la cantidad de aportes. Juntos lograrán sumar una gran cantidad de números. De esta manera, se favorece el crecimiento del proyecto.
  • Otra ventaja de la comunidad de bienes es que el pago fiscal variará según las ganancias que se hayan obtenido.
  • Gracias a que la comunidad de bienes está conformada por varias personas, por lo que el riesgo del proyecto recae sobre todos. Todos los socios se encargarán y harán frente a cualquier deuda o pérdida.
  • Las comunidades de bienes pueden librarse de la complejidad que tienen otras sociedades para llevar sus cuentas. La comunidad solo necesita un registro básico de ingresos y gastos. Podrán utilizar un simple cuaderno o una hoja en Excel para registrar todas las operaciones realizadas en el día.
  • A menos que no se aporte por parte de los socios bienes, inmuebles o derechos reales, no será necesario hacer una escritura pública.

Inconvenientes Inconvenientes

Algunos inconvenientes son:

  • El inconveniente más grande es que, al carecer de personas jurídicas, la comunidad como tal no será titular de los derechos y obligaciones. Estos pasarán a cada miembro de la comunidad.
  • También, cuando la comunidad se enfrente a una deuda, los socios deberán responder con el capital de la comunidad en general o con los ingresos de cada socio. Además, cada socio es libre de tomar una decisión al respecto.
  • En ocasiones, un gran número de socios también puede llegar a ser una desventaja. Esto requerirá una mayor organización y orden de ideas dentro de la comunidad.
  • Debido a que la comunidad basa sus decisiones en los socios, se permite incluso la decisión en conjunto de vetar o expulsar a algún integrante. Esto es algo que con antelación debió quedar plasmado en el contrato por el cual también se rigen. Cada socio, de manera individual, responderá ante terceros.