Saltar al contenido

Cómo cuidar las orquídeas: guía básica con todo lo que debes saber

Los mejores cuidados para las orquídeas
Tiempo de lectura aproximado: 7 minutos

Las orquídeas son unas de las flores más hermosas que podemos disfrutar. Su nombre científico es orchidaceae y pertenece a la familia de plantas, con una variedad de más de 25 mil especies, según los científicos. Quizás es la más extensa en el reino vegetal que podamos encontrar y la más común suele ser la phalaepnosis. Se distinguen por ser de formas complejas y son muy requeridas para regalos y arreglos florales por ser exquisitas y refinadas.

Esta flor es de gran interés por mucha gente de clase social alta por su elegancia y distinción, pues es símbolo de amor y belleza. Es una planta trepadora de origen tropical que se reproduce en los climas cálidos y húmedos, originaria de Asia. Estas son de poca altura y rondan entre los 13 y los 75 cm, pero su flor nunca sobrepasa los 4 cm. 

¿Qué necesitan las orquídeas?

Las orquídeas más buscadas son la blanca, la azul y la negra, siendo esta última la más exótica. Son muy diferentes de tamaño, forma y estructura, pero se caracterizan por el color que poseen y su atractivo visual.

Las orquídeas tienen un significado según su color:

  • En el caso de la blanca, la buscan porque representa la pureza y sofisticación.
  • En el caso de la morada: representa justicia, sabiduría y prudencia.
  • En el caso de la azul: significa la paz y la armonía.

Ya tienes lo básico: sabes qué es una orquídea, cuántas clases existen y qué significan algunos de sus colores. Es difícil conseguir una orquídea fuera de su hábitat pero se pueden tener si se recrea ese ambiente. Conoce a continuación cómo puedes hacerlo.

¿Qué necesitan las orquídeas?

Para que las orquídeas se reproduzcan tienen que estar en su ambiente natural o en uno preparado que se le parezca. Si deseas tener una en tu casa o te quieres dedicar a la plantación de las mismas, es sencillo. Aquí puedes descubrir los requisitos básicos para que cultives estas elegantes flores que alegrarán tu ambiente.

Luz

Como toda planta es imprescindible la luz para su proceso de fotosíntesis. Y la orquídea no es la excepción. Ella tiene una gran necesidad de luz; pero cuidado, no cualquier luz, ya que la luz directa tiende a dañarla. Si la tienes en lugares exteriores, no puede recibir el sol directo. De ser así, debes tomar tus previsiones. Entre ellas, quitarla de ese lugar en las horas centrales del día o colocarles una tela que filtre la luz.

Por eso, la recomendación es ubicarlas en una terraza o cerca de una ventana donde le dé la luz de manera indirecta. En caso tal de no tener suficiente luz natural, puedes optar por instalar luces artificiales especiales para plantas. Al crearle sus condiciones naturales de luz vas a estimular el crecimiento y la floración de la planta. De lo contrario, tendrías poca o ninguna floración y la planta tendería a marchitarse hasta morir.

Temperatura

La temperatura ideal para esta flor está entre los 22º C en el día y entre los 16º y los 20º C por la noche. Recuerda que, como son plantas del trópico, necesitan temperaturas cálidas o templadas que no deben ser menores de 10º C ni mayores de 30º C. Se recomienda que las tengas en el interior de la casa para garantizar el grado de temperatura apropiado. Tomar en cuenta estos grados de temperatura indicados te permitirá proporcionar mayor floración a tu planta.

Temperatura

Humedad

Así como tiene gran necesidad de luz, y de la temperatura ideal, también es muy importante un alto nivel de humedad que debe estar siempre por encima de los 40ºC y mantenerse entre el 60 y 80 % todo el tiempo. Esto no es fácil de conseguir en casa si vivimos en lugares donde hay muy altas o bajas temperaturas. Para que tengas una idea, existen unos nueve géneros de orquídeas y la temperatura apropiada para cada una de ellas varía.

Riego

Es a través del agua que la planta se hidrata y nutre con las sustancias orgánicas que hay en ella. Por eso es necesario saber con qué clase de agua la regaremos, porque no toda el agua es apta. El agua que sale del grifo es altamente perjudicial para las orquídeas por su alto contenido en cloro y elevado pH.

Por ello, la recomendación que te damos es que filtres el agua para así bajarle los niveles de cloro y de cualquier aditivo que esta contenga con la finalidad de llevar la planta a aguas sin procesar como en su estado de hábitat natural.

Nutrientes

Como hemos visto, el agua es el principal nutriente de las orquídeas. Sin embargo, hay otro nutriente más en el mercado. En las tiendas para plantas se dispone de los abonos específicos para las orquídeas y los hay con diferentes propósitos. Algunos son de absorción foliar, otros son para reanudar la vegetación de la planta y aún otros son capaces de cumplir diversos fines.

Estos abonos tienen un preparado de vitaminas y nutrientes. Por ello, se recomienda usarlos en vapor de manera regular para estimular la floración. Estas fórmulas contienen nitrógeno, fósforo y potasio. En cualquier caso, debes seguir las instrucciones del fabricante.

Ventilación

Las orquídeas no pueden estar donde reciban la corriente de aire directo porque solo las de género Vanda la toleran. Debemos asegurarnos de contar con las condiciones ambientales idóneas para ellas. Por ejemplo, proporcionándoles la ventilación correcta y tomando en cuenta la humedad.

Necesitamos crear un ambiente de equilibrio entre la ventilación y la humedad. No puede haber más de una que de la otra. Si tenemos poca ventilación y alta humedad crearíamos el ambiente ideal para hongos, bacterias y virus que matarían a las orquídeas.

Higiene

Todo ser vivo es susceptible de ser invadido por criaturas extrañas y las orquídeas no están exentas de ello. Para poder combatir y controlar a estos invasores debemos tener y mantener las mejores condiciones ambientales. Una de ellas es la higiene de nuestra planta. 

Higiene

Para conseguir esto, conviene limpiar su recipiente, quitar las hojas y las raíces secas. También, cuando lo requiera, debemos cambiarle el recipiente y el abono o sustrato, para lo cual deberá estar ligeramente humedecido.

¿Se deben podar las orquídeas?

Las orquídeas pueden cortarse, pero se debe seguir un procedimiento para que no “matemos” la planta. De lo contrario, habrá que conseguir una nueva. Los expertos, aunque no se terminan de poner de acuerdo, recomiendan dos métodos:

  1. Cortar la vara en su base si esta se ha secado.
  2. Cuando haya perdido todas sus flores, cortar la vara justo antes o encima de un nudo.

En cualquiera de estos casos, la cantidad y calidad de las flores que produzca será menor a la planta original.

No te pierdas nada

Si quieres saber más sobre jardinería y el cuidado de las plantas, en Contenido365 tenemos para ti los mejores consejos para cuidar tu flor de pascua para navidad

¿Cómo se deben regar las orquídeas?

Recuerda que, en su estado natural, son regadas con la lluvia y por los ríos si son trepadoras son terrestres. Estas plantas no necesitan una gran cantidad de agua, todo va a depender de la estación en la que te encuentres. Por lo general, con regarlas una sola vez a la semana será suficiente, pero no puedes olvidarte de hacerlo. Un consejo es utilizar vaporizadores, ya que si le echamos mucha agua podríamos causar la podredumbre de sus raíces.

Plagas más comunes que hay que evitar

Existe una gran variedad de plagas que atacan a las orquídeas. Debido a que hay muchas, sólo mencionaremos dos. Las plagas más comunes en las orquídeas son los caracoles y las babosas, la misma planta nos informará de ello.

Al observar el estado en que se encuentran las raíces, varas, hojas e incluso las flores sabremos si tiene alguna plaga. Al identificar la plaga, podremos saber qué tratamiento usar, tratando de cuidar siempre la salud y el medio ambiente.

Elige la maceta más adecuada para tus orquídeas

No todas las macetas son ideales para las orquídeas. Para ello, debes tomarte el tiempo necesario para hacer una buena elección. Toma en cuenta el género de la orquídea. La recomendación son las macetas pequeñas, pues en ellas el crecimiento será mucho mejor. 

Plagas más comunes que hay que evitar

También las macetas pueden ser de plástico, preferiblemente transparente, para que les llegue la luz que necesitan y se efectúe la fotosíntesis. No debes usar macetas de cerámica puesto que el material es muy poroso. Además, todas deben tener buen drenaje.

Maceta de inicio

Las orquídeas deben mantenerse en su maceta de inicio durante los primeros tres años, aunque no esté tan atractiva de esta manera.

Maceta de trasplante

Cuando las raíces se estén saliendo de la maceta, significa que ya es momento de trasplantarla.

Cuidados específicos según la época

Estos cuidados van a a depender del clima externo. Por ejemplo, si estás en meses calurosos como primavera, verano o fríos como otoño e invierno. En el primer caso, deberás regarlas con mayor frecuencia, quizás unas dos veces por semana, con el fin de refrescarla. En el segundo caso, ellas retendrán la temperatura externa, por lo que sólo la puedes regar dos veces al mes.

¿Cómo se reproducen las orquídeas?

Estas plantas tienen varios métodos de reproducción, siendo el más conocido la fertilización de la flor a través de los insectos. Esto es común en su hábitat natural, pero es más difícil en ambientes artificiales. Sin embargo, lo hacen los laboratorios. 

¿Cómo se reproducen las orquídeas?

Otra manera, que es la más usada, es cuando aparece en la misma planta una vara con una plantita pequeña. En este caso, se espera su floración y después se corta la vara por encima del nudo dejando expuestas sus raíces. Esto con el fin de que reciban luz propia y puedan desarrollarse. Así, al tener unos 3 cm tendremos otra planta.

Sin duda, las orquídeas seguirán atrayendo a todos sus admiradores. Sus bellos colores, sus formas y estilos las hacen sobresalir por encima de otras flores. Por eso, cuida tus orquídeas y sigue disfrutando de su deleitable belleza.