Saltar al contenido

Retraso madurativo infantil: todo lo que debes saber

¿Qué es el retraso madurativo infantil?
Tiempo de lectura aproximado: 5 minutos

El retraso madurativo es un término diagnóstico subjetivo empleado cuando se detectan dificultades indeterminadas en la madurez de niños entre 2 y 6 años.

¿En qué consiste el retraso madurativo?

El término alude sólo a un retraso madurativo cronológico: el niño no posee las características de la media de los niños de su edad. El retraso afecta a diferentes áreas como el uso del habla, la motricidad, la socialización y el desarrollo cognitivo.

El retraso cronológico de la maduración suele ser de un año o dos y es temporal: el desarrollo progresa sin impedimento a su propio ritmo hasta llegar a normalizarse. Si no existiera ese ritmo, ya implicaría un cuadro de trastorno del desarrollo y no un retraso madurativo.

El término de retraso madurativo es subjetivo debido a que se sabe la existencia de un problema, pero es demasiado pronto para un diagnóstico concreto. Determinadas patologías son indistinguibles entre sí cuando los niños son muy pequeños, y debe pasar algo de tiempo.

El retraso madurativo se distingue de otras patologías en su duración y en su mejoría con el paso del tiempo. Un pequeño diagnosticado con disfasia o trastorno del espectro autista presentan un cuadro clínico que implica una desviación del curso del desarrollo normal, no un retraso cronológico.

¿En qué influye este retraso madurativo?

Pronóstico de niños con retraso madurativo

Casi todos los casos tienen lugar en los primeros 3 años de vida. El pronóstico es muy favorable, pues los pequeños afectados recuperan la desventaja respecto a los demás niños con el paso del tiempo. Sólo es necesario proporcionarles el ambiente y las herramientas adecuadas para dicha recuperación. El tratamiento se centra en la rehabilitación y en superar el atraso educativo.

Sólo es diferente el pronóstico cuando el retraso madurativo no es tal, sino un primer síntoma de procesos más complejos que sí implican trastornos metales o de la capacidad de comunicación. También empeoran las expectativas si el retraso no se trata, pues se pueden acentuar los ´síntomas y perdurar hasta casi llegar a la vida adulta del joven.

Causas del retraso madurativo infantil

Los motivos más frecuentes son, entre otros:

  • Nacimiento prematuro. Problemas durante el embarazo y bajo peso del neonato.
  • Ausencia de estimulación. El retraso se produce cuando los pequeños carecen de estimulación por alguna causa, como otitis frecuentes que impiden la audición y a su vez provocan retrasos en el habla.
  • Pautas de crianza inadecuadas de los niños. Los padres les producen hábitos inadecuados.
  • Causa desconocida. Un porcentaje de casos de retraso en la maduración no presentan causas diagnósticas conocidas.

Características de los niños con retraso madurativo

El retraso madurativo es un trastorno muy común en la primera infancia. Puede notarse desde el nacimiento, o ser imperceptible hasta que el niño ha crecido. Los padres y educadores, entonces, detectan que el pequeño no evoluciona al mismo ritmo que los demás. Como en todos los trastornos del desarrollo, es fundamental el diagnóstico precoz para un tratamiento más eficaz. Los principales síntomas a tener en cuenta son:

Retraso cronológico

Se trata de un patrón de retraso respecto al desarrollo de los niños de la misma edad cuantificable entre 1 y 2 años. Su desarrollo es normal, pero en algún área ofrece esa discrepancia temporal y evoluciona a un ritmo más lento. La tendencia es hacia la completa normalización.

No te pierdas nada

El desarrollo más lento en las aulas por parte de nuestros hijos puede provenir de distintos tipos de patologías. Por ello, hay que tener claro qué es lo que tiene.¿Sabías lo difícil que es detectar la dislexia y la cantidad de personas que lo padecen?

Incide sobre varias áreas del desarrollo

El retraso madurativo, para considerarse como tal, debe afectar al menos a 2 ó 3 áreas a la vez, como el habla y la motricidad fina, por ejemplo. En caso de afectar un solo área del desarrollo, el retraso no es madurativo, sino que se denomina con el nombre específico del área.

Niños en la escuela

Síntomas del retraso madurativo

Durante el primer año, el niño apenas comenzó a gatear, o ni siguiera lo consigue, mientras que a esa edad los demás ya caminan. En 12 meses todavía no balbucea o articula sus primeras palabras. Carece de interés a la hora de mostrar sus juguetes a otras personas. Desconoce su nombre cuando le llaman, o no reacciona. Tampoco se interesa por los objetos que le muestran. No reacciona a las voces familiares y otros sonidos. Carece de la capacidad de imitar a los adultos, que es otra fase del desarrollo infantil. Muestra desinterés por jugar o por sus juguetes y juegos.

Durante el segundo año, el niño con retraso madurativo apenas camina, mientras que los demás pequeños ya son capaces. No puede reconocer imágenes o fotografías de sus familiares y gente allegada. No es capaz de socializar con otros pequeños de su edad y no juega con ellos. Tampoco puede jugar a juegos que necesiten imaginación, pues apenas la ha desarrollado. Debido a lo anterior, los juegos del niño carecen de contenido simbólico.

Su vocabulario, con 2 años, es reducido y apenas contesta cuando se le habla. Le cuesta mostrar sus emociones hablando, porque no encuentra las palabras para expresarlo. No sigue órdenes o normas simples, porque no las entiende y le resultan complejas. Le resulta imposible mantener una conversación larga, o seguir el argumento de un cuento, pues su mente se dispersa y se desconcentra. Su capacidad de atención no supera los 10 minutos.

Tratamiento del retraso madurativo del niño

El retraso madurativo se trata mediante la rehabilitación y la educación. El primer paso consiste en acudir al pediatra cuando el niño muestre algún síntoma de los descritos. Tanto los padres, como los educadores, resultan el factor determinante de la detección temprana del trastorno.

El especialista realizará un examen y una valoración del desarrollo del infante basado en el nivel madurativo de los niños de su edad. Debido a la naturaleza del trastorno, el diagnóstico es provisional y debe revisarse según la evolución del niño.

¿Que hacer ante el retraso madurativo infantil?

Juegos para rehabilitación del retraso madurativo

Los niños con retraso madurativo necesitan estimulación acorde con su tipo de retraso. La estimulación se adecuará a sus necesidades con juegos y actividades que le gusten o materiales que llamen su atención. El refuerzo mediante la repetición asegurará los conocimientos.  Dicha actividad es parte de una estrategia común entre educadores, profesorado y familia del pequeño.

En el caso de retraso en el habla, la rehabilitación con juegos del habla permite al  niño, sin presión, en un entorno lúdico, reforzar en casa el tratamiento. Durante esos ratos compartidos entre los padres y sus hijos, debe primar el refuerzo positivo a una respuesta obtenida de forma espontánea. El niño dirigirá la actividad o juego, y los padres no tratarán de forzarle, sólo le aportarán sugerencias.

Los juegos con marionetas, donde se cuentan historias o se asumen papeles constituyen un entorno favorable para que el niño consiga expresarse con mayor riqueza y fluidez. Los juegos y actividades refuerzan su capacidad de atención, pues esta se incrementa cuando el objeto o actividad le produce interés al niño.